hernia discal

PROBLEMAS DE COLUMNA – HERNIA DISCAL

Los discos de la columna vertebral funcionan como un amortiguador entre las vértebras de la columna vertebral. Cuando un disco del cuello (columna cervical) se hernia su centro (gelatinoso)  atraviesa las paredes del disco y ejerce presión sobre los nervios cercanos. Esta hernia discal cervical se puede sentirse como dolor en el brazo, escápula y/o hombro. La Discectomía es una opción quirúrgica para el tratamiento de hernias discales en el cuello. En el procedimiento, los cirujanos deben quitar todo o parte del disco dañado. Esto elimina la presión sobre la médula espinal o las raíces nerviosas de la hernia discal que es una de las causas y alivia el dolor provocado por esta presión.

HERNIA DISCAL

Una hernia de disco se produce cuando el anillo (annulos fibroso) o fibras externas del disco estan dañadas y el material dentro del disco sale fuera de su espacio normal. Si se rompe el anillo, cerca del canal espinal, el material blando en el interior del disco puede dirigirse hacia el canal espinal. Una hernia de disco en la columna torácica puede ser muy grave. Hay muy poco espacio adicional alrededor de la médula espinal en la zona torácica. Así que cuando una hernia de disco se produce en la espalda media, la presión sobre la médula espinal puede causar parálisis por debajo de la

cintura. Afortunadamente, hernias discales son más comunes en la columna lumbar, en los que no son tan graves.

A continuación ud. puede aprender acerca de:

Que causa la hernia de disco?

Las hernias discales pueden ocurrir en niños, aunque es raro. Un disco herniado es más común en adultos jóvenes y de mediana edad, y generalmente se produce en la espalda baja (columna lumbar). Hernias de disco en la columna torácica afectan principalmente a personas entre los 40 y 60 años. En las personas mayores, los cambios degenerativos que ocurren con la edad sobre la columna vertebral hacen que sea menos probable que sufran una hernia  discal verdadera.

Un disco puede romperse de repente cuando se aplica demasiada presión a un mismo tiempo y de golpe. Por ejemplo, al caerse desde una escalera y aterrizar en la posición de sentado puede generar una gran cantidad de fuerza en la columna dorsal. Si la fuerza es lo suficientemente fuerte pude romperse una vértebra (fractura o aplastamiento) y/o un disco. La posición de derrumbado o doblado hacia delante pone una gran cantidad de presión sobre los discos entre las vértebras de la columna. Si ud. se dobla y tratar de levantar algo que es demasiado pesado, la fuerza podría causar una ruptura discal.

Un disco también puede romperse por una pequeña cantidad de la fuerza, por lo general debido a un debilitamiento de las paredes del anillo debido a las lesiones repetidas que se suman a través del tiempo. A medida que el anillo se hace más débil, en algún momento de su vida el doblar hacia atrás o abajo su cuerpo puede causar demasiada presión en todo el disco. Las paredes del disco que cinco años atrás no hubieran sufrido nada al hacer algo, al encontrarse debilitadas se rompen. Esto se debe a los efectos del envejecimiento en la columna vertebral, que es la causa más común de hernia discal en la columna torácica.

El material que ingresa al canal espinal desde el disco puede causar presión en los nervios del canal espinal. También existe evidencia de que el material del interior del disco provoca una irritación química de las raíces nerviosas. Tanto la presión sobre la raíz nerviosa y la irritación química puede conducir a problemas con el funcionamiento de las raíces nerviosas. La combinación de los dos puede causar dolor, debilidad y entumecimiento en el área del cuerpo que el nervio inerva.

Síntomas de la Hernia Discal?

El primer síntoma de una hernia de disco suele ser el dolor. El dolor que más a menudo se siente es en la espalda, directamente sobre el disco dolor. Si la hernia de disco se encuentra en la columna torácica, el dolor también puede irradiarse hacia la parte delantera del pecho. La presión o irritación en los nervios de la zona torácica también puede causar otros síntomas. Dependiendo de los nervios que estén afectados, una hernia de disco torácica puede incluir dolor que se siente como que está viniendo desde el corazón, el abdomen o los riñones. Las hernias discales de columna torácica a veces presionan contra de la médula espinal. Cuando esto ocurre, los síntomas pueden incluir: debilidad muscular, entumecimiento u hormigueo en una o ambas piernas, aumento de los reflejos en una o ambas piernas que puede causar cambios exagerados de movimientos, cambios en la función de la vejiga o intestino, parálisis de cintura para abajo.